Actividades de estados de animo para preescolar

Las actividades socio-emocionales para niños de preescolar son herramientas maravillosas para enseñar a los niños pequeños sobre sus propias emociones, así como las emociones de los demás. Estas actividades sobre sentimientos para niños de preescolar reúnen arte, canciones, debates y cuentos, para ayudar a los niños a experimentar sus emociones de forma práctica. Sin embargo, los padres y los profesores también pueden encontrar oportunidades para enseñar las emociones a los niños de preescolar planificando actividades especiales sobre sentimientos/emociones.

He aquí algunas ideas. Dale a los niños un espejo de mano o ponte delante de un espejo grande. Pídeles que exploren sus emociones en sus reflejos.

Este artículo examinará las actividades de aprendizaje socio-emocional para preescolares y niños pequeños que apoyan las habilidades de interacción y relación. Por ejemplo, identificar sus emociones y comprender los sentimientos de los demás. También examinaremos las actividades para compartir y tomar turnos para niños pequeños y preescolares.

Por último, pero no menos importante, exploraremos las habilidades de cooperación y amistad para niños. ¡Pongámonos activos! Participar en actividades de aprendizaje socio-emocional para niños de preescolar y niños pequeños promueve los siguientes beneficios.

Identificar, expresar y modelar las emociones con los niños pequeños para ayudarles a ser social y emocionalmente competentes. Además, la lectura de libros, los juegos, las canciones y las actividades socio-emocionales para preescolares y niños pequeños, como el juego imaginativo, son otras formas de practicar sus habilidades. Veamos las cinco emociones principales: alegría, tristeza, ira, miedo y asco.

La película de Pixar «Inside Out» hace un hermoso trabajo de caracterización de estas emociones. Apreciamos especialmente la correlación entre los colores y los sentimientos. Conoce las 5 emociones de los personajes de la película.

Dentro: Actividades otoñales sencillas para niños de preescolar con la realización de caras de hojas de emoción para enseñar las emociones. Lidiar con las emociones es difícil, pero he aquí el lado positivo. Es una habilidad que se puede practicar a través del juego y de actividades infantiles divertidas Al participar en estas actividades de emociones para niños pequeños y preescolares, les estás preparando para posibles situaciones.

Estas actividades son fáciles de realizar en casa y están diseñadas para ayudar a los niños pequeños a entender y expresar sus sentimientos. Todas estas actividades de emociones para niños pequeños se pueden hacer en casa utilizando materiales que ya tienes en casa. Aunque son estupendas para niños pequeños y preescolares, haz que los demás niños participen.

Además, ¡es importante que tú también participes! Cuando se trata de actividades relacionadas con los sentimientos y las emociones, es útil proporcionar muchas pistas visuales y hacerlas personales para los niños, especialmente los más pequeños. Además de leer buenos libros y hablar de nuestras emociones a través de juegos de sentimientos, estos tapetes de plastilina imprimibles gratuitos para la enseñanza de los sentimientos de hoy proporcionan una actividad práctica sobre los sentimientos que se puede utilizar de forma independiente, en grupos pequeños o durante el tiempo del centro.

A lo largo de la actividad, los niños también pueden hablar de sus propios sentimientos, de lo que les hace sentir de una manera determinada y de ideas para cambiar su estado de ánimo si es necesario. Además, al incorporar plastilina y piezas sueltas, obtienen un extra de práctica de la motricidad fina. La actividad locomotriz, especialmente en el contexto del juego, es una parte integral de la vida cotidiana de los niños pequeños y podría afectar también al desarrollo de las capacidades de comprensión de las emociones, al comportamiento social y, por consiguiente, al rendimiento académico.

Las investigaciones demuestran que los niños pequeños necesitan realizar actividades físicas para su desarrollo psicológico. En particular, los movimientos locomotores gruesos en el contexto del juego aumentan desde el período de los niños pequeños hasta el preescolar y luego disminuyen durante la escuela primaria, con un pico probable alrededor de los 4 a 5 años14. Los niños de 5 a 9 años estaban más atentos después del recreo al aire libre, lo que sugiere que la actividad locomotora parece influir en algunas capacidades cognitivas15.

Un estudio longitudinal mostró una relación predictiva significativa entre el desarrollo motor grueso temprano y el desarrollo cognitivo posterior en la edad escolar, en particular la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento16. Además, algunos estudios sugieren que las habilidades motoras pueden influir en el rendimiento académico. Las habilidades motoras tempranas del jardín de infancia predijeron el rendimiento en lectura y matemáticas al final del primer grado17.

Los niños de 7 a 12 años con problemas de aprendizaje mostraban puntuaciones más bajas en las habilidades motoras gruesas. Especialmente, se encontró una relación específica entre la lectura y las habilidades locomotoras, por ejemplo, correr, galopar, saltar, brincar, y se mostró una tendencia entre las matemáticas y las habilidades de control de objetos, por ejemplo, golpear con las dos manos, rebotar de forma estacionaria, atrapar, patear en niños con problemas de aprendizaje18. En relación más específica con las habilidades numéricas básicas en niños de jardín de infancia, las habilidades motoras finas y gruesas explicaron la varianza, respectivamente, en la estimación de la línea numérica no simbólica y en la comparación de magnitudes no simbólicas19.

En este estudio reciente, los investigadores indicaron que la contribución de las habilidades motrices al desarrollo