5 propuestas para lograr la equidad de genero

AYANNA WEBSTER-ROY, Ministra de la Oficina del Primer Ministro de Trinidad y Tobago, ha destacado los logros nacionales, desde los cambios de política hasta los programas específicos destinados a promover los derechos de la mujer. Con la División de Asuntos de Género de la Oficina del Primer Ministro como centro de coordinación nacional para el género y el desarrollo, se están realizando esfuerzos para promover los principios de igualdad y equidad de género a través de la integración en todas las políticas y programas del Gobierno, así como en el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil. La igualdad de género sigue siendo el núcleo de la política socioeconómica del país, como se ha visto a través de cambios legislativos y políticos recientes como las enmiendas a la Ley de Delitos Sexuales de 2019 y la política de acoso sexual.

Las mujeres desempeñan un papel fundamental en los procesos de gobernanza y toma de decisiones, y muchas de ellas ocupan carteras no tradicionales como la de Jefe de Estado, Presidenta del Senado y Presidenta de la Cámara de Representantes. A través de la pandemia COVID-19, los grupos vulnerables han sido incluidos en la planificación, y más de 75.600 familias, en su mayoría encabezadas por mujeres, se han beneficiado de medidas de protección social. Reafirmando el compromiso de Trinidad y Tobago con la Declaración y la Plataforma de Acción de Pekín, dijo: «Seguiremos coordinando nuestros esfuerzos con las prioridades internacionales y nacionales, garantizando que nadie se quede atrás, mientras damos forma a la igualdad de género, ahora y para el futuro».

BRONTO SOMOHARDJO, Ministro de Asuntos Internos de Surinam, dijo que se ha avanzado hacia la consecución de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, pero los logros siguen siendo desiguales. La OIT informa de que las mujeres se han visto más afectadas que los hombres por el brote de COVID-19 y la crisis económica posterior, lo que supone un nuevo reto en lo que respecta a la igualdad de género y a los demás Objetivos de Desarrollo Sostenible. La pandemia también ha subrayado la importancia de desarrollar políticas con perspectiva de género a todos los niveles y ha puesto de relieve que la inclusión de las mujeres en todos los esfuerzos de recuperación y la aplicación de un enfoque con perspectiva de género son requisitos previos para la realización de la Agenda 2030.

Los esfuerzos nacionales desde 1995 van desde la adopción de medidas legislativas y políticas dirigidas a las mujeres, los niños y los jóvenes hasta el lanzamiento del documento de política de visión de género 2021-2035. Las áreas prioritarias son el trabajo, la reducción de la pobreza, la educación y la salud. A pesar de que Surinam está haciendo frente a muchos desafíos, como la caída de la economía, la pobreza y las disparidades en el acceso a los servicios, el Gobierno sigue comprometido con la promoción de los derechos de la mujer y da la máxima prioridad a la lucha contra la crisis financiera, incluido el impacto en las mujeres y las niñas, dijo, y añadió que: «Es nuestra responsabilidad compartida hacer que la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y por tanto el desarrollo sostenible, sean una realidad para todos».

AISHATH MOHAMED DIDI, Ministra de Género, Familia y Servicios Sociales de las Maldivas, dijo que el COVID-19 no ha hecho más que exacerbar los numerosos desafíos que las mujeres siempre han encontrado. Sin embargo, son las mujeres las que se reúnen una y otra vez en primera línea, afrontando todas las dificultades de frente y prevaleciendo y conquistando. En su país, las mujeres dirigen el Centro Nacional de Operaciones de Emergencia y la Agencia de Protección de la Salud.

Las mujeres también trabajan incansablemente en los laboratorios y gestionan los refugios temporales para personas vulnerables. Reconocer el impacto desproporcionado del cambio climático en las mujeres y las niñas es esencial para una aplicación de la Agenda 2030 que tenga en cuenta el género, añadió. Los beneficios del desarrollo deben distribuirse de forma equitativa, dado que los Objetivos de Desarrollo Sostenible no pueden alcanzarse sin la igualdad de género.